Anti Puntaje

El Rey de la carne al horno

8.5
Albóndigas
9.2
Entraña
9.7
Vacío al Horno
9.5
Milanesa Especial
8
Tirabuzones a la Príncipe de Nápoles
8.5
Flan mixto
9
Fresco y batata
9.2
Helado Almendrado

PACIENCIA.

Este relato es posible gracias a la enoooooorme paciencia de la Sra. Nélida Cimino. Ya verán…

LA JERGA BOGA.

Como cada miércoles, salimos de jugar al basquet, nos bañamos y enfilamos con rumbo a Batata’s. Como Facundo no estaba, fuimos en dos vehículos: el Dr. Pait en su moto y el resto en el auto de JP. El viaje fue bastante enquilombado por las mismas razones de siempre: caos de tránsito, equivocaciones con el GPS, compra equivocada de bebida, malversación de fondos, etc.

Pero el que peor la pasó fue Matías. El loco iba sentado en el asiento de atrás y se tuvo que fumar el viaje (Palermo-Floresta) con Román y JP hablando de su laburo: abogados.

Más de 30 minutos de desconcierto. De no poder meter un bocado en la conversación. De no entender un fulbo de qué mierda estaban hablando. De ver cómo dos cerebros debatían sobre vaya uno a saber qué cosa. De solamente poder aportar en todo el viaje un: “para mí… tiene razón el occiso”.

Llovían oraciones con palabras como: sentencia, jurisprudencia, acción civil, denuncia, querella, fallo, víctima, demanda, daño, lucro cesante, hechos, prescripción, nulidad, sucesión, resolución, sine die, partes, creación pretoriana, desuetudo, allanamiento, efectos, recusación, entre otras. Todas mezcladas, a toda velocidad, durante media hora.

Un calvario.

Apenas se bajaron del auto, Matías estaba re caliente y gritando, dijo lo siguiente:

Lo farragoso de la exposición hace que quien suscribe se encuentre reconsiderando la posibilidad de desistir de este proceso y, en el futuro, adoptar al sulky como su medio de transporte hasta el bodegón.

Por eso, en esta sencilla reseña, no solamente repudiamos la falta de sentido común de la dupla abogadística, sino que agradecemos a Batata’s por recibirnos con un cartel que todos podemos entender.

EL CARTEL: UNA ENSEÑANZA DEL DR. PAIT.

El equipo Antigourmet es bastante fundamentalista. Desde que comenzamos con este recorrido bodegonero, los valores que buscamos en cada salida se mantienen inalterables, y este es un claro ejemplo de ello.

Hace más de 2 años, el Dr. Pait estaba sentado en una mesa de Los Orientales. Bueno, sentado es una manera de decir. Digamos que estaba recostado. Echado, sería lo más exacto. Ya se había comido una tremenda milanesa y el tipo se encontraba en ese estado de relajación extrema, más conocido como AntiNirvana.

Con una mano se acariciaba la panza y con la otra hurgaba un premolar con la ayuda de un escarbadientes. Todos lo mirábamos, a la espera de que el premolar salga despedido contra el vidrio del salón, porque cuando el Dr. usa el escarbadientes… lo usa fuerte.

Pero no. La pieza dentaria siguió en su posición. Fue entonces cuando el Dr. Pait, totalmente inspirado, pronunció una de las frases de cabecera de este equipo:

Como dijo Confusio, si existiese un pizarrón en el bodegón visitado, pediremos lo que en él se encuentre escrito. Pues allí y sólo allí, se encontrará la posta.

Ese día habíamos pedido todo lo que estaba comunicado en las pizarras y nos dimos una panzada histórica. a partir de ese momento, siempre que entramos a un nuevo lugar, lo primero que hacemos es otear las paredes en busca de los platos recomendados.

Bueno, imagínense nuestra locura cuando llegamos a La Cocina de Batata’s y nos encontramos con esto.

IMG_20160406_210940

Evidentemente, estábamos en el lugar correcto. El Dr. Pait estacionó la moto, miró el cartel, se emocionó hasta las lágrimas, nos miró, todos hicimos un movimiento de aprobación con la cabeza y el tipo entró al salón con la satisfacción de habernos enseñado algo para el resto de nuestras vidas.

El encargado de la creatividad en los pizarrones es Pato, uno de los hijos de Emilio Comte (reconocido actor de una de las primeras telenovelas argentinas: La Familia Falcon). No tuvimos la suerte de conocer a Patricio porque labura al mediodía, pero queremos felicitarlo por su creatividad en la redacción. Por ejemplo, un “Pastel de papa del Papa Francisco” es uno de los mejores platos que te podés comer acá.

Para nosotros, algunos carteles de Batata’s deberían ser subidos a Proyecto Cartele y despertar sonrisas entre los usuarios, junto con estas joyas.

UN EJEMPLO DE CONVIVENCIA Y ACERCA DE CÓMO EL PAYASO QUE DA MIEDO SE COPIÓ DE BATATA’S.

Cuando llegues a Gaona 4438, hacé este ejercicio. Cruzá la calle, parate en la vereda y mirá el bodegón a la distancia. Vas a ver que es un lugar con una arquitectura atípica. Tiene una puerta; y sí, porque sino por dónde mierda se entra, no? Pero a la izquierda de la puerta hay un ventana sin ventana que cumple 2 funciones: sirve para el despacho de la gente que pasa a buscar la comida y también para el delivery.

O sea, viste que la cadena yankie de hamburguesas tiene la venta de helado a través de una ventanita? Bueno… los arquitectos yankies se copiaron de la disposición funcional del salón de Batata’s. Unos verdaderos ladrones de ideas para la atención al cliente. Ahora todos le dicen Take Away a ese sistema, pero acá se usa desde el mismísimo momento en que no había guita para ponerle una ventana al agujero. Innovadores.

El salón de La Cocina de Batata’s es chiquito y acogedor. Adentro hay unas 8 o 9 mesas, y en la vereda hay 4 más, pero ahora con el frío no se usan mucho. Hay un mostrador desde donde salen los pedidos y atrás se encuentra Marcelo, meta y ponga con el horno.

La decoración es otro punto fuerte y las paredes son un ejemplo de convivencia pacífica.

Piazzola, Goyeneche, Troilo y Leguizamo se la pasan charlando con Gatúbela y Robin. Un cartel de Yerba Mate Gardel comparte pared con Los Rolling Stones y Los Beatles. El Superagente 86 y Scarface charlan distendidos con Los 3 Chiflados, mientras que Minguito, Calabró, Marrone y Pepe Biondi le sacan una sonrisa al comensal de turno. Adriana Brodsky y Beatríz Salomón pelan carne rodeadas de botellas de Cinzano, Quilmes y Ginebra Bols. La unión de Los Sultanes con Superman te deja sin palabras.

Te podés encontrar comiendo abajo de los pechos de Beatríz Salomón, al lado de Batman o mirando de frente a Rod Stewart. No se sabe lo que te puede deparar el destino.

Desde el techo, te observan 4 radios (o vaya a saber uno qué carajo son). Y para los que no se quieren perder nada de la actualidad, hay dos televisores (un plasma con noticias y uno de tubo con fúlbo). En el baño de mujeres tenés la foto de un bombón; andá y fijate.

UNA ENTRADITA Y UNA ENTRADA TRIUNFAL.

Antes de agarrar la mesa que teníamos reservada, aparece Marcelo, nos da la bienvenida y nos dice:

¿Van a pedir? ¿O les marcho lo que me parece a mí?

A nosotros cuando un tipo nos dice así, nos encanta. ¿Por qué? Porque él es el dueño y sabe lo que está bueno de su cocina.

Ahora bien… lo que a veces nos ha pasado, es que el mozo te manda una carretilla de pulpo y mariscos que sale 1 luca y después no sabemos dónde escondernos. Alguno tiene que salir a robar un banco para pagar la cuenta o pedir un préstamo a un comensal vecino de mesa. Nos ha pasado en varias oportunidades. ¡Ojo! Es una técnica tan hermosa como peligrosa.

Nos sentamos y al segundo apareció Lucas, el mozo del lugar. Un flaco copadísimo, que nos empezó a preguntar sobre el Anti, sobre el morfi, sobre equipos de fútbol. Román se destacó cantando una canción completa de la hinchada del albo. Estuvo como 3 minutos ante la mirada atónita de todos los comensales, que terminaron emocionados porque acá son todos de All Boys.

Matías le recomendó a Román largar a la mierda la abogacía y dedicarse a componer canciones de fútbol, afirmando que canta para el culo, pero que por lo menos entendía la letra.

Atrás de Lucas, que ya había despachado un vinito y un par de sifones, apareció Sergio. El tipo es un fenómeno y con el correr de la noche nos volvimos culo y calzón. Arrancó dubitativo, a tantearnos un poco, como creyendo que no comíamos tanto, cuando nos dijo:

Les traigo unas albóndigas como para empezar si les parece. Pero a prepararse que después viene el vacío.

Vos, dale. – le respondió el Dr. Pait, dando a entender todo lo que tenía que dar a entender.

A los minutos apareció con las albóndigas, unas berenjenas, un par de cositas para untar en la panera (que estaba muy cargada) y unas aceitunitas. Las albóndigas eran 6 granadas, de buen tamaño, nada grasosas, caseras, muy ricas. Lo demás no recordamos porque el cerebro no alcanzó a procesar si estaba rico o no; fue erradicado en décimas de segundos.

Como olfateando nuestra mesa, hizo su entrada Carlos López Victorel. El gran Charly es el operador de nuestra antigua radio. Un tipo que nos enseñó que su laburo es, por lo menos, la mitad de la magia que uno escucha en programas radiales de calidad. El cambio de climas, la velocidad para meter un tema o un sonido, el dato en el momento exacto por el auricular. Es apasionante su trabajo y tuvimos la suerte de que nos ayude con nuestro tétrico programa.

Charly vive en frente, así que cuando se enteró que veníamos se prendió a la movida. Nos contó que él pide por teléfono, que comparte una porción de carne al horno porque sino “lo miran mal” y que Luanita, su hermosa beba, ya es una Antigourmet. Gran incorporación a la mesa, que llegó justo cuando Marcelo nos empezó a contar cómo empezó todo.

NÉLIDA TENÍA LAS PELOTAS POR EL PISO.

Marcelo “Batata” Espósito, es el dueño de La Cocina de Batata’s. Y la historia de cómo llegó a tener este bodegón en Floresta, es una plagada de superación. Mejor dicho, es una historia de superación de paciencia. A ver si vos pensás lo mismo que nosotros.

El tipo supo ser futbolista y estuvo a punto de llegar a primera, pero por esas cosas de la vida, ese sueño le fue esquivo y se dedicó a la gastronomía. Ahora que lo pensamos, tal vez, el término gastronomía le quede un poco grande para esa época… el tipo empezó simplemente, vendiendo milanesas.

¿Las vendía a las salidas de los recitales? No.

¿Las vendía a sus compañeros de trabajo? Claro que no.

¿Las vendía como viandas? Por supuesto que no.

IMG-20160518-WA0026

¡Gracias por la paciencia!

El tipo innovó, por eso vendía milanesas desde una ventana de su casa que daba a la calle. Por la reja te pasaba un sanguchito y listo. Pero como estaban buenísimas, se empezó a correr el boca en boca, y la gente no sólo pedía por la ventana, sino que algunos le tocaban timbre. Él les habría la puerta y los vecinos se clavaban una sanguche de milanesa completo en el patio de la casa. Tremendo.

El negocio marchaba viento en popa, pero había un pequeño inconveniente.

La casa… no era mi casa. Era la casa de mi mamá. – nos cuenta Marcelo cagándose de risa.

Imaginate un domingo cualquiera de Nélida. Se levantaba al mediodía, ni se miraba al espejo, andaba con los pelos como Beakman, se ponía un solero de entrecasa, salía a la vereda a buscar el diario, volvía, se preparaba unos mates y cuando salía a SU patio para disfrutar del día… se encontraba con 30 tipos, comiendo milangas, destruyendo el pastito, sembrando mayonesa y usando su reposera favorita.

Bueno, eso fue lo que padeció la santa de Nélida Cimino mientras su hijo aprendía a cocinar. Es por eso que decimos que esta reseña, se la debemos a ella en primer lugar, porque sin esa paciencia y ese amor incondicional que una madre le tiene a sus hijos, seguramente Marcelo hoy no estaría donde está.

MOZOS CON IDA Y VUELTA.

Batata’s está en este lugar desde hace 10 años, aproximadamente. Pero cuando arrancaron, la cocina estaba en el local de al lado. Tal como lo leíste: en el local de al lado. ¡UNA LOCURA TOTAL!

Los mozos tenían que salir con los platos a la calle y volver a entrar para poder servirlos. Iban y venían de un local a otro con los pedidos, dejando un surco en las baldosas. Si entrás a Google Maps y buscás la dirección, desde el aire se puede ver el rastro que dejaron en la vereda. Son conocidas como las líneas de Nazca en Floresta.

Imaginate que vos vivís en el 1ºA y cada vez que necesitás algo lo tenés que ir a buscar al 1ºB. Bueno… Matías lo hizo, pero Matías no es parámetro de nada. De hecho, el tipo se afeitaba en el ascensor porque no tenía espejo en el baño. En fin… sigamos.

Evidentemente, acá la evolución se fue dando naturalmente. Pasaron del patio de la casa, a tener dos locales y luego de unos cuantos cambios a tener el salón actual con el delivery. Y mientras anotábamos en la libretita todo lo que nos contaban, llegaron los platos.

PRINCIPALES

VACÍO AL HORNO CON PAPAS Y, POR SUPUESTO, BATATAS

Es la especialidad de la casa. El Rey de la Carne al Horno no falló. Nos cayeron 2 porciones abundantes de una carne que se deshilacha. Muy buena mercadería, un montón de horas de cocción, muchísima cebolla y una salsita ideal para tomarte el tiempo y poncharla tranquilo. La porción está algo así como 90 pesos y las batatas estaban muy buenas; menos mal porque si no rompíamos todo .

ENTRAÑAS CON FRITAS, MORRÓN Y MAGIA

Marcelo le revolea una especie de pesto, con más perejil que ajo, pero con alguna otra cosa que no nos dijo qué era. La entraña que tiene es una joyita. Excelente el gusto de la carne, el punto. Las dos porciones (una entraña entera) fueron muy bien recibidas por la mesa y devoradas utilizando distintas técnicas, que incluyeron los sanguchitos de entraña con criolla. La panera, como dijimos, estaba cargada.

TIRABUZONES A LA PRÍNCIPE DE NÁPOLES

Llegó una fuente bien cascada a palos llena de fideos con pollo, jamón, queso parmesano, tuquito y un huevo frito glorioso. Básicamente, cualquier plato que venga coronado por un huevo frito nos conmueve. Pero todos nos quedamos con ganas de probar alguna pasta rellena (unos ravioles, ponele) con esta salsa, porque estaba de rechupete, pero nos faltaba el relleno para darle más consistencia a la cosa. La contundencia Antigourmet fue abrumadora esa noche.

SUPREMA NAPOLITANA ESPECIAL

¡Un plato sorprendente! No está en la carta, pero lo podés pedir tranquilamente. Consiste en una suprema de pollo, de buen porte, con salsa, queso roquefort y arriba… ¡UNA PROVOLETA! Sí, sí, señores. Una provo riquísima flotando arriba de la milanga. El Dr. Pait, experto en el tema, lagrimeaba sin parar. Hacía mucho que no veíamos tanta emoción en el rostro del querido Martín.

Con este plato nos terminaron de convencer de que estábamos ante un gran hallazgo, pero todavía faltaba conocer la filosofía detrás del lugar, que transformó el hallazgo en algo mucho más especial.

LA FILOSOFÍA DE LA BATATA.

Marcelo es de esos tipos que a los 40 segundos de conocerte te habla como si fueses su amigo de toda la vida. Habla rapidito, metiendo siempre a su familia, a sus amigos y a sus empleados en cada historia que te cuenta. Es de esas personas que te dice las cosas de una manera tan… a flor de piel… que se nota cuando lo dice de corazón; si no, no lo diría.

Está más que claro que su sueño era jugar al fútbol. Jugar en primera. Pero haber logrado transformar esa mala jugada del destino en algo tan positivo, habla del coraje que tiene y las ganas de progresar.

Todos los empleados lo destacan. Lo respetan. Lo aprecian. Lo quieren. Puede ser el jefe, pero Marcelo es uno más de la gran familia que supo construir. Pato, Sergio, Edu, Leyla, Lucas y los pibes del delivery: Ale, Leo, Lucho y Alejo. Cuando publicamos el posteo en Facebook, los primeros en comentar fueron ellos, agradeciendo y hablando maravillas de Marcelo. Estas cosas no pasan en todos los bodegones.

Mucho debe tener que ver la filosofía de laburo que el tipo tiene:

Los sábados a la noche no abro. Y los domingos tampoco abro.  Me quedo con mi familia hermano. Porque no pierdo guita, gano un tiempo que es imposible recuperar.

Todo dicho. ¿Cómo no sacarse el sombrero ante semejante declaración de principios? Seguramente Claudia y sus hijas, Valentina y Martina, se lo van a agradecer toda la vida. Marcelo nos dijo varias veces que sin ellas, él no habría podido hacer nada. Loco, te admiramos, y nos pone felices encontrar en el camino bodegonero a personas como vos. ¡Salud!

Los domingos en familia

Los domingos en familia

A LOS POSTRES.

FRESCO Y BATATA
Si no tenían batata en lo de Batata se pudría todo. Buena porción y un queso (marca Tín Tín) que la re contra mil rompe. Postre simple y honesto. Matías le puso un 10. Estaba contento esa noche nuestro reseñador.

FLAN MIXTO
El caramelo está un poco quemado, dijo JP. Mientras decía esto, los demás ya habíamos destrozado el flancito y quedaba un poquito de crema al borde del plato. Evidentemente, estaba bueno.

HELADO CON ALGO
El equipo no es muy propenso a pedir helado, pero Sergio nos dijo que lo teníamos que probar. GOLAZO. Es un bife ancho de almendrado, con pedazos de almendras, dulce de leche, crema y chocolate. Todos en la mesa lo cuchareamos a morir y terminamos afirmando que estaba muy bueno. Para tenerlo en cuenta.

25

CONCLUSIÓN

Sobre Gaona, a unas 10 cuadras de la cancha de All Boys, encontramos una joya del Antigourmetismo.

La Cocina de Batata’s no está en Guía Óleo, ni en Trip Advisor. Pero cuando un lugar es bueno, tarde o temprano, lo encontramos. Es una cuestión de magnetismo con la comida honesta. Los platos son abundantes, sabrosos, con muy buena mercadería y excelentes precios.

Muchos nos dijeron que el tipo tiene la fórmula mágica para que la carne al horno enviada con el delivery no llegue hervida. Ese tipo de mensajes nos parecen maravillosos.

El título de “Rey de la Carne al Horno”, le queda perfecto.

Conocer a Marcelo y toda su banda es algo que traspasa una simple cena. Verlos laburar, con tanta buena onda, entre amigos, con la atención que brindan y el ambiente familiar del salón, hace que el lugar se nos meta en el corazoncito.

Y cerramos con una frase de Ricky Alonso, que leímos en el Facebook:

Batata’s no es un bodegón. Batata’s es una institución.

Un millón de gracias a todos por recibirnos, alimentarnos y compartir su historia. Marcelo le regaló a Matías un babero para el bebé que viene en camino, así que volveremos pronto con un enano bodegonero.

¡Salud!

32

Equipo de Batata’s y Antigourmet. De izq a der: JP, Dr. Pait, Román, Marcelo, Sergio, Leyla, Matías y Lucas.

——-
PD1: COSAS QUE NO PUDIMOS PROBAR.

Después del posteo, nos llegaron aluviones de mensajes con platos que no probamos. Acá les pasamos algunos de ellos.

Tienen una torre de milanesas que la comí ahí nada mas. Me acuerdo y se me hace agua la boca. – Carlos Balaguer (enviado por Facebook).

No se pierdan los morrones rellenos de morcilla y huevo frito. – Eduardo Vaccaro (enviado por Facebook).

Yo voy y pido siempre el mismo plato. Me encanta. Lo recomiendo. – Alicia de Temperley (enviado por telegrama).

——-

PD2: DESGRABACIÓN DE LA CHARLA EN EL AUTO DE JP.

Román: Entiendo que el planteo de citación de tercero suspende de facto el trámite del proceso principal. Entonces, encontrándose suspendido el proceso, no le cabía a la contraparte la posibilidad de plantear la caducidad del principal, mas sí a la actora plantear la caducidad del incidente de citación.

JP: Estoy de acuerdo, máxime si consideramos que previo al planteo de la caducidad del incidente de citación de tercero, la actora presentó un escrito impulsorio, el cual interrumpe el plazo de caducidad de la acción principal, en el supuesto de que hubiese podido plantearse.

Matías:

giphy3

——-

PD3: IPOMOEA BATATAS.

Como todos sabemos (o al menos eso es lo que dice Wikipedia), la taxonomía es la ciencia de la clasificación. O sea, uno tiene una cosa y la tiene que encasillar en algún lado para que todo el mundo diga algo como:

Ahhhhhhh, ahora sí. Me cabe que eso sea eso. Menos mal, porque no lo entendía.

Por eso mismo, este lugar que visitamos es de suma importancia para la comunidad científica-bodegonera porque nos permite comenzar con la cataloguización de los bodegones según sus nombres.

Para esto se creó un nuevo departamento interno, que tiene como objetivo clasificar absolutamente todos los bodegones del mundo. Una tarea muy importante que verá sus resultados finales cerca del año 2089, según cálculos del propio ente taxonómico.

El D.C.B. (Departamento de Clasificación Bodegonera) arrojó la siguiente información:

CLASIFICACIÓN DE BATATA’S DENTRO DEL MUNDO ANTIGOURMET

Reino: Antigourmet
Subreino: Fin de mes / Vamos a comer afuera, vieja
División: Floresta
Clase: Bodegonae muy decoratio
Subclase: < 50 comensales
Orden: lo suficiente
Familia: muchísima
Tribu: All Boys
Género: Ambos
Especie: Batata’s