CUATRIFINIO

Anoche el equipo Antigourmet estuvo comiendo en 4 barrios distintos. ¿Cómo carajo pasó eso? Acá te lo contamos.

La esquina de Magariños Cervantes y Nazca fue definida por la C.A.G.A.S.O.* como un cuatrifinio: un punto donde convergen 4 regiones, 4 partes o 4 postres. Ponele, si lo llevamos a nuestro país, tenemos un cuatrifinio donde se tocan La Pampa, Río Negro, Mendoza y Neuquén.

Algo así pasa en el Ciro Bar, porque dependiendo dónde te sentás a comer, podés quedar mirando para Villa Mitre, Villa del Parque, Villa Santa Rita o La Paternal. Desde el vamos, ya es un gran lugar Antigourmet, porque tenés cuatro paisajes al precio de uno.

Pero vamos a lo que vinimos. A contar un poco cómo es la cosa. Si te tomás el 110 y te bajás en Nazca, vas a quedar mirando la esquina donde desde 1975 se encuentra abierto el Ciro Bar.

Anoche hacía un rosquete y sin embargo, bajo la lona que oficia de cerramiento en la vereda (del ancho de una mesa) había unos cuantos comensales cenando. Ma’ qué frío, ni ocho cuartos.

 

Un cartel invitaba a comer “lasagna napolitana” como plato del día, así que desde ese mismo instante fuimos felices.

Apenas entramos, nos recibe Jorge, un mozo de 20 años de antigüedad que atiende con las manos. O sea, mientras te pregunta qué vas a pedir o tomar, se amasa las manos de una manera hipnótica y en la mesa se barajó la hipótesis de que el tipo con ese movimiento te licúa el cerebro y hace que vos pidas lo que a él se le canta el culo. TREMENDO.

Le marchamos una LENGUA A LA VINAGRETA y un MATAMBRE como para ir arrancando, junto con un vinito.

Mientras esperábamos, le pegamos una revisada al salón. Lugar para 50 cubiertos, Una barra pre-cio-sa, con piedras en la base y una luz que sale para abajo que fue definida por Matías como “canaleta para enchufar fluorescentes”.

Jorge volvió a la mesa para preguntarnos algo…

– Chicos, sacamos un matambre con rusa, no?

– Sisi, marchalo.

– Con rusa?

– Eeeeeeeeee y si…

– Listo, ya viene.

Al toque cayó con los platos y además, con una de las mejores cosas que nos pasó este semestre: la panera de Ciro. Pan blanco calentiiiiito y tostaditas.

Ya estábamos contentos de la vida y apareció Cirito. El hijo de Ciro, que se sentó con nosotros toda la velada y nos contó pilas de anécdotas y negocios que se han hecho en su boliche.

Ciro Bar arrancó como café y digamos que sigue siendo una gran parte del éxito. Todas las mañanas, a las 7 AM, Ciro Maffulli abre el boliche y a las 7:01 ya tiene a un par de veteranos pidiendo sus cafecitos.

“El Ciro es un club” – nos cuenta Cirito, que es el hijo de Ciro.

Los vecinos del barrio se conocen todos, vienen todos los días a tomarse el cafecito (venden 100 kilos x mes) y deliran de lo lindo sobre posibles alianzas comerciales.

Mientras charlábamos, visualizamos a “La Lápida”.

Una especie de monolito clavado en una mesa, que te muestra los platos del día. Es un exceso de marketing, pero funciona hermoso.

Ese fue el disparador para comenzar a evaluar el pedido de principales. Hay una hoja en cada mesa, A4, que tiene el listado de platos. Estuvimos un rato largo eligiendo, hasta que el Dr. Pait se dio cuenta que a la vuelta había más (nadie había levantado la hoja).

Se pidieron los siguientes cosos:

MATAMBRE ARROLLADO AL HORNO CON PAPAS

Nos sorprendió gratamente este matambre, super casero y con una salsita arriba. Meter un arrollado al horno no se nos había ocurrido pedir nunca. Aprobadísimo.

CARNE AL HORNO CON PAPAS Y BATATAS

Unos muy buenos pedazos de carne acompañados de zanahorias, cebollas, papas, batatas y tomates. No es como la de Batata’s pero la destrozamos de todos modos.

LASAGNA NAPOLITANA

La estrella de la noche. Tremendo plato, con 2 ladrillos de lasagna. Carne picada, espinaca, ricota y salsa. Esto + un agua saborizada está $128

Hay un tarro, que hay que pedirlo porque lo tienen escondido atrás de una alacena, que tiene un chimichurri tremendo. Subimos la foto para que sientan el olorcito.

 

Jorge iba y volvía atendiendo las mesas, y Román se dio cuenta que tenía puesta una camisa blanca de la UCA. Lo miramos a Ciro y el tipo nos contó que un cliente tenía una fábrica de camisas, le devolvieron una tanda y vinieron a parar a Ciro Bar. Así que lo vas a ver a Jorge con escudos varios.

A caballo regalado, no se le mira la camisa…

Pedimos otro vino y los postres.

FLAN y BUDÍN DE PAN (MIXTOS, AMBOS, SENDOS, DOS)

Vienen en unas copas con forma muy sucundélica y lindo tamaño de la porción. El dulce de leche estaba tremendo. A JP no le gustó mucho el budín porque “tiene mucho limón”. Vaya uno a saber cómo carajo detecta limón bajo de esa marea de crema y dulce, pero son los resabios de su pasado gourmet.

Estábamos destrozados y a punto de levantarnos, cuando Jorge nos ofreció café. Casi le decimos que no, pero como la sobremesa con Ciro estaba muy entretenida, nos quedamos un rato más hablando al pedo.

Y en eso cayó Cartucho. Cartucho está atrás de la barra, y nadie sabe cuál es su trabajo. Ni siquiera él. Desde ahora en adelante, Cartucho, es uno de los personajes más interesantes de la Comunidad Antigourmet.

Hace años que labura en Ciro Bar.

“Más de 10 y menos de 20. Capaz 15.” – según sus palabras.

Cartucho estudia abogacía y le faltan 3 materias para recibirse en la UBA. Hace 25 años que está haciendo la carrera y todos en el equipo ya quedamos de acuerdo en que nos represente cuando termine.

“Soy egocéntrico, uraño y algo borrachín.”, se define Cartucho.

Y nos saca una sonrisa enorme con al que nos vamos despidiendo después de una noche maravillosa.

Ciro Bar. 4 barrios que convergen en su barra.

Gran opción Antigourmet, para un mediodía (donde hay un montón de gente) o para la noche, si querés comer algo rico, casero, a muy buenos precios y super tranquilo.

Gracias a Ciro, Cirito, Vanesa, Silvana, Jorge y Cartucho por atendernos 11 puntos. Volveremos para hacer negocios y llevarle todos nuestros expedientes a Cartucho.

Salud!

PD: mil gracias a David Flores por encontrar este bunker y compartir la info con toda la comunidad Antigourmetera.

——

C.A.G.A.S.O.

Es el Comité Antigourmet de Geógrafos Amateurs Sumamente Obstinados.

Se encarga de este tipo de cuestiones y entre sus más destacados trabajos está el decreto dónde afirman que “TODO QUEDA A LA IZQUIERDA DE RUSIA”.

Dato extremadamente bien documentado (con mapas incluidos) en la reseña del Club Hungaria:

https://antigourmet.com.ar/club-hungaria/