UN BARRIO QUE SUELE SER DIFÍCIL PARA EL ANTI

Anoche hubo salida y Román nos sorprendió con la elección de un lugar en pleno Recoleta.

Los Pinos, en la esquina de Azcuénaga y French, nos abrió las puertas y cuando nos fuimos (como a la 1 AM) prometimos volver.

Para colmo, queda en frente al Almacén de Pizzas, cadena que se ha convertido en uno de nuestros peores enemigos, gracias a sus pizzas maridadas y sus precios exorbitantes.

En Los Pinos nos encontramos con una atención muy sencilla y familiar. Los mozos te aconsejan perfecto. Y el morfi es simple, todo fresco, muy sabroso y cuando preguntamos nos dijeron que “el cocinero hace 25 años que está”.

Y se nota!

Arrancamos con una mayonesa de atún, unas rabas a la re contra mil provenzal y un revuelto gramajo.

(que por primera vez nos preguntaron si lo queríamos babé)

MORFI, MORFI, MORFI

Ravioles de Pollo y Verdura con salsa tuve-cien-hijos y una tapa de queso gratinado. Casero 100%. Una salsa genial y el queso arriba que fue aplaudido. Platazo. 100 pesos.

Suprema Maryland, que no sabemos quién la pidió pero fue ejecutada con honores.

Bife de Chorizo. Pesaba unos 410 gramos, a ojo de Facu, que hubiese pedido ” unos 190 gramos más”. Bueno el punto. Viene con verduras o fritas.

Merluza a la crema de puerros. Muy rica, pero medio chicuela. Digamos que era un merluzín. Si venían dos en el plato era un 9,50.

Vinieron a preguntarnos por el postre y marchamos un…

Matambrito Tío Manuel. Sí, en vez de un postre, pedimos otro plato. Nosotros le decimos “el plato de la pavada”, y como no podía ser de otra manera: nos tiró el presupuesto a las nubes. Pero hay que reconocer que estuvo genial. Viene con queso roquefort y papas.

De postre: flan, queso y dulce del fanático y unos panqueques.

Nos quedamos chochos de haber conocido el lugar y su gente. Muy cordiales y nos dijeron:

Somos sencillos, no queremos una estrella Michelín.

Y a cambio de eso, nos dejaron pegar un huevofrito en la puerta.

Eso, es tener los pies sobre la tierra.

Gracias Los Pinos.

Volvemos para el locro del 25.

Salud!

PD: saludos a todos los que van a la Asamblea de Consorcio en el Edificio de Román. Salen muy buenas historias de sus locuras.