CERVANTES II

Después de 2 años, volvimos para escribir la reseña de uno de los mejores comederos de la ciudad.

El Cervantes no entra en la categoría de bodegón, ni de cantina, ni de club, ni de parrilla, ni siquiera de restaurante. Es un lugar para ir a comer, por lo tanto… un comedero! Con todas las letras.

Ubicado a un par de cuadras del Congreso (más exactamente en Perón 1883, del barrio de Balvanera) es archisuperconocido en el barrio por su excelente relación precio/calidad.

Nosotros eramos 5 y pagamos $1000 (con dos vinos,seis sifones de medio y propina).

Y acá va la lista de lo que se morfó:

—————————————

ANTIPASTO CERVANTES

Viene con matambre arrollado, lengua a la vinagreta, vitel toné (amayonesadísimo), ensalada rusa, mayonesa de ave, jamón crudo, jamón cocido, pickles, queso, aceitunas, tomate y lechuga (la dejamos para lo último porque suele integrar el infame colchón de verdes).

¿El precio? $120

Auotmáticamente elegida como una de las mejores entradas que comimos en nuestra recorrida bodegonera.

—————————————

OMELETE MIXTO

Viene con jamón y muzza. Impecable de tamaño, frescura, color, calentor y tostor. Otro flor de plato.

—————————————

SUPREMA POLA NEGRI

El mejor plato del Cervantes. Es una especie de torpedo lleno de queso (pero lleno hasta el hartazgo), alcauciles, espárragos y jamón. Con guarnición de papas noisette que vienen flotando en una salsita espectacular (el mozo tiró algo como “demiglasé” y nadie le dirigió más la palabra por 3 minutos; reloj).

¡Sale $95! Comen 2 pero re contra tranquilos.

—————————————

MATAMBRITO TIERNIZADO CERVANTES

Matambre de cerdo (dos pedazos interesantes). Con papas españolas en abundancia, arvejas, ensalada rusa y huevo.

Nos quedó sabor a poco comparado con la Pola Negri, pero el matambre esta tiernito.

—————————————

POSTRES

Un Almendrado, una Tarantela Mixta y cerrando la noche: una Banana con dulce de leche (Facu la cortó como si fuese un salamín picado fino y fue ovacionado por la mesa).

El dulce de leche repostero todavía no pudo ser removido completamente de la dentadura. Pero nos aconsejaron que lo hagamos lo antes posible porque el con la cantidad de azúcar que tenía directamente podés perder dos premolares.

—————————————

Probablemente tenés que esperar un toque para entrar porque siempre está lleno de gente. Tal vez los mozos no son de lo más comunicativos. Quizás la pérdida irreparable de la hielera industrial que había en la entrada le haya quitado glamour. Acaso el cuadro de Magritte es una señal para los Illuminatis que uno no llega a interpretar.

Son todas suposiciones al pedo, porque la realidad es que en pocos lugares se puede comer tan rico y barato.

A darse una vueltita que vale la pena.

El Cervantes II nunca te deja a gamba.

Salud!