CHAU PORTUGUÉS

Fachada del club

Fachada del club

Otra mala noticia que trajo esta pandemia. Néstor, que ya venía peleando por mantener el lugar abierto, lamentablemente falleció.

Estas son las estadísticas que no se muestran nunca. La cantidad de gente que la pasa mal en pandemia y se muere por otra cosa que no es el virus de mierda.

Los vecinos de Caballito se quedan sin una joyita en su barrio.

Por suerte, vamos a poder decir que fuimos al Club Portugués y vivimos para contarlo.

Porque mamita querida… qué manera de morfar en este lugar.

No solo por historia, morfi y precio. El buffet del club es enorme y en épocas de Covid seguro que algún bufetero se hace cargo.

Imaginate que el Dr. Pait terminó haciendo acrobacias y telas después del postre.

Ese día… Néstor, Silvia y su familia nos recibieron como si fuésemos parientes.

A los 4 años vinieron a Argentina desde São Bras, provincia de Algarve, muy cerca de la frontera con España.

La nona María todavía vive allá y con sus 96 pirulos sigue comiendo lo mismo que podemos disfrutar en este bodegón (y que, por supuesto, el equipo Antigourmet tuvo la imperiosa necesidad de probar).

Bifana: una bondiola bañada 3 días en ajo, pimentón y vino blanco. Podríamos parar acá. Pero sigamos.

Pollo a la Portuguesa.

«Plato típico de Portugal» dijo Mati, en un arrojo de claridad conceptual nunca visto.

Pollo a la Portuguesa

Tortilla 4 quesos (sorprendió el roquefort) y estaba de re chupete. Gran babé para compartir.

Bife de Chorizo Saudade (a lo pobre), que lo hacen con la riñonada. Una cosa de locos.

También probamos los canelones caseros, una provo con panceta y huevofrito… y así pipones… nos fuimos a chusmear un poco la cocina.

El Tucu estaba al mando de la parri y nos sacó una entrañita al verdeo maravillosa.

Es su especialidad y en breve tendrá su historia particular. Humildad de los grandes para este gran parrillero.

Además del morfi y los vaivenes del Dr. Pait, conocimos un Club fabuloso.

Hay un anfiteatro en el piso de arriba que cuando salga la vacuna… seguro hacemos una joda con Antibanda incluida.

De postre marchamos dos flanes mixtos y café para todos.

Flan casero

Café solo, porque el cortado es un error en la matrix, dijo Facu dejando muchas dudas sobre la salud mental del equipo.

La cuestión es que pasamos una noche bodegonera de esas que tanto se extrañaban.

Gracias Néstor por regalarnos una gran noche. Siempre estarás en el corazoncito del Anti.

Nestor

QEPD. Salud!